sábado, 6 de diciembre de 2008

Salvador Dalí: La Pintura Paranoica-Crítica


“Debo de ser el único de mi especie que ha dominado y ha transformado en potencia creadora, en gloria y en júbilo, una enfermedad mental tan grave” Salvador Dalí.

Eugenio Salvador Dalí i Doménech nace en Figueras en 1904. Pintor y escultor, se integra en el grupo de poetas y artistas conocido posteriormente por la generación del 27. La pintura de sus primeros años, el Manifiesto Amarillo (1928), sus artículos y sus conferencias (1930) provocaron reacciones violentas. Residiendo en Paris desde las postrimerías de los años veinte, se convirtió en la figura más brillante del surrealismo pictórico. Su pintura, que parte del noucentismo y pasa por una etapa cubísta, responde a lo que él denomina actividad paranoico-crítica, inspirado en buena parte en las teorías de Freud: representación de imágenes oníricas y objetos cotidianos en formas compositivas insospechadas y sorprendentes, como en "La persistencia de la memoria (1931)" con sus relojes blandos, "Presagio de la Guerra Civil" (1936), etc.


El artista español Dalí fue uno de los líderes del movimiento llamado Surrealismo. Sus obras están pobladas de objetos extraños tratados con gran precisión técnica que les confiere un efecto irreal de ensoñación. A pesar de que su principal medio de expresión fue la pintura, Dalí también hizo incursiones en el cine, la joyería y el teatro (vestuario y escenarios). Es autor asimismo de varios libros, entre los que destaca su Diario de un genio (1965). Muere el 23 de enero de 1989.

El método paranoico-critico supone que el espectador acepte de entrada una falacia, de acuerdo con la cual el desarrollo posterior de la escena es congruente con ella. Existe una lógica detrás de cualquier desarrollo delirante (o de cualquier sueño o mito) siempre y cuando el espectador se abstenga de ejercer crítica racional sobre la primera premisa. El método paranoico-critico demanda “la suspensión del juicio” y dejarse llevar por las imágenes. Dalí lo definió así: “Actividad paranoico-crítica: método espontáneo de conocimiento irracional basado en la asociación interpretativa-crítica de los fenómenos delirantes” El pintor eligió la paranoia porque explicaba perfectamente el personaje que le permitiría seguir enmascarado y que expresaba con precisión el mito “científico” y dolor ante el desastre social de su época.


“En realidad, no estoy loco. Un psiquiatra en París trabajó durante siete años para determinar si Dalí estaba loco o no. Después de muchas conversaciones, decidió que Dalí posee uno de los cerebros mejor organizados con los que se había encontrado. Dijo que mi cerebro contiene las características de estructura de la locura paranoica pero, por supuesto, la locura paranoica es absolutamente creativa, la mejor clase de locura. “La diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco” Salvador Dalí.

No hay comentarios: